Rumbo Deportivo | Noticias y Transmisiones en Directo de Fútbol Chileno » SUPERCOPA UEFA | Un héroe inesperado en Estambul
Iniciar reproducción de nuestra señal
Facebook Rumbo Deportivo Twitter Rumbo Deportivo Youtube Rumbo Deportivo TuneIn Rumbo Deportivo
SUPERCOPA UEFA | Un héroe inesperado en Estambul
Publicado por: Editor Web a las 11:38 pm

Por José Ángel González | Foto: talkSPORT

Llegó el día, el vencedor de la Champions League (Liverpool) y el campeón de la Europa League (Chelsea) dieron oficialmente el fin a la temporada 2018/19 en el viejo continente (pese a que ya comenzaron las competiciones 2019/20 en Inglaterra, Francia, Portugal, Países Bajos y la clasificatoria a los grupos de la Liga de Campeones) con la definición de la Supercopa de Europa.

 

Turquía se vistió de gala para ver como por primera vez en la historia, el trofeo fue disputado por dos equipos de la Premier League. A la vez, por primera vez hubo terna referil femenina para el cotejo: Stéphanie Frappart, Manuela Nicolosi (ambas del país galo) y Michelle O’Neill (irlandesa).

 

NdR: La misma terna fue quien impartió justicia en la final de la Copa del Mundo Femenina.

 

Se dio el pitazo inicial en Estambul y Liverpool parecía iniciar con mejor ritmo, Henderson y Milner buscaron las proyecciones de Salah, Mané y Oxlade-Chmaberlain. Fabinho movía los hilos del mediocampo, mientras Matip y Van Dijk cerraban el sector defensivo central con ayuda del “ida y vuelta” de Robertson y Gómez por las bandas. Adrián San Miguel no pasó mayores problemas bajo su portería, hasta que los “Blues” “encontraron su juego” en el gramado.

 

A eso de los 30′ del primer tiempo, los de Frank Lampard mostraban un juego más incisivo y parecían verse más cómodos que los de Jürgen Klopp, lo que trajo consecuencias unos minutos después.

 

Corría el 36′ en el digital, y el Chelsea se apoderó de una pelota que fue centralizada y luego filtrada hacia la izquierda entre los centrales por Pulisic para Giroud, quien con un zurdazo cruzado doblegó al guardameta español San Miguel y abrió la cuenta en el partido.

 

Tras ello, ambos elencos buscaron la portería rival; pero el marcador se mantuvo sin modificaciones…

 

El Liverpool realizó una modificación en el entretiempo (ingresó Firmino en desmedro de Oxlade-Chamberlain) para buscar la paridad frente a la oncena rival compuesta por Arrizabalaga en portería; Emerson, Zouma, Christensen y Azpilicueta (de izq. a der. en defensa); Jorginho (en el “corte”) con Kovačić y Kanté (para la “salida”) que debían buscar encontrar a Pulisic y Pedro (por las bandas) o a Giroud en el centro del ataque.

 

El empate transitorio llegó a los 3′ del complemento, tras un pase a las espaldas de Christensen que fue aprovechado por Milner para tratar de habilitar a Sadio Mané; pero el guardameta Kepa Arrizabalaga salió al piso para evitar la conquista “Red“, cosa que logró por un instante pero el toque del senegalés antes de ello impidió que balón quedara en control y pasó en dirección a la portería, donde el ariete africano prácticamente “empujó” la pelota para asegurar el 1-1 en el Beşiktas Stadium.

 

De ahí en más, el partido se volvió más “Red” que “Blue“; pero pese a ello y a las ocasiones generadas, el marcador se mantuvo 1-1 hasta el final del tiempo reglamentario, forzando a jugar 30′ más.

 

Sadio Mané le dio esperanza a los de Anfield en los 5′ de la prórroga, tras conectar un pase en área rival, raso y “hacia atrás” enviado por Firmino desde el sector izquierdo que se convirtió en imposible para Kepa, que intentó reaccionar; pero “la número 5” salió como un misil a encontrarse con las redes para convertirse en el 2-1 del partido.

 

Pero la ventaja duró poco, ya que 6 minutos más tarde, se cobró infracción penal a favor de Chelsea, el cual fue convertido en la igualdad en el marcador por Jorginho con remate “arrastrado” por el sector zurdo del golero San Miguel que eligió el lado opuesto para buscar contener el remate.

 

El 2-2 no se movió, y a los 120′ exactos… Stéphanie Frappart hizo sonar su silbato, decretando que el trofeo se definiría a través de la tanda de penales.

 

Las definiciones fueron perfectas, hasta el tiro número 10… el que decretaba si se seguía con las ejecuciones o se daba fin a la historia. El encargado del remate fue el joven Tammy Abraham (de 21 años, y que ingresó a los 74′ por Olivier Giroud) para el Chelsea, quien con un remate raso y al medio, sólo vio como Adrían San Miguel contuvo con su pierna de apoyo, tras “descolgarse” tenuemente hacia su izquierda (aunque con algunas dudas sobre si el guardameta se “adelantó” previo al remate).

 

El Liverpool se alzó como “supercampeón” en Europa, el oriundo de Sevilla se transformó en héroe tras haber estado entrenando “por las suyas” en Andalucía… un hombre que tras su salida del West Ham, veía con ciertas dudas su futuro; pero el fútbol es grande y hermoso. Hoy, aquel mismo hombre, grabó su nombre para la posteridad y se volvió la figura del nuevo título conseguido por los dirigidos de Jürgen Klopp.

En Portada