Rumbo Deportivo » CRONICA I El escandalo entre Brasil y Argentina
HORA EN CHILE
Iniciar reproducción de nuestra señal
Facebook Rumbo Deportivo Twitter Rumbo Deportivo Youtube Rumbo Deportivo TuneIn Rumbo Deportivo
CRONICA I El escandalo entre Brasil y Argentina
Publicado por: Leandro Morales a las 10:19

Por Leandro Morales/ Foto: Reuters

El domingo (5.09.2021) se disputó, uno de los partidos que se llevaría todas las miradas del mundo, sería el que abriría la fecha de las Clasificatorias Sudamericanas rumbo a Qatar 2022, entre los últimos protagonistas de la final de la Copa América, Brasil y Argentina, duelo que de por si, levanta las expectativas del planeta fútbol. Incluso el horario del partido, a las 16:00 horas, sugería que se adaptó para que en Europa y en otros territorios, permitiera el mayor seguimiento del cotejo.

 

El partido comenzó con un tramite muy físico y friccionado, además de constantes pugilatos entre los jugadores, pero nada muy fuera de lo común para ser un Brasil-Argentina. Sin embargo, desde el minuto 4 aproximadamente, se veía que todas las miradas de los oficiales de la CONMEBOL se posaban sobre la boca del túnel. No obstante, un minuto después, solo a los 5′ partido, luego de una infracción de Neymar en contra de Paredes, la transmisión televisiva se quedó con una pelea que se formaba cerca de la banda, entre Marcos Acuña y Nicolás Otamendi y un par de hombres, uno con camiseta negra y otro con un polerón con el logo de la ANVISA (Agencia de Vigilancia Sanitaria) sin acreditación alguna que hiciera mención al partido, que entraron a la cancha para llevarse detenidos a los jugadores argentinos provenientes de paises en lista roja: Cristian Romero; Giovanni Lo Celso; Emiliano Buendía y Emiliano Martínez, todos oriundos de Inglaterra.

 

La razón esgrimida por el organismo estatal brasilero es que, personas provenientes de dicho destino están en la obligación de realizar una cuarentena preventiva de 14 días. Según la misma ANVISA, los jugadores en cuestión habían falseado su declaración jurada afirmando que no habían estado hace 14 días en alguno de los países en lista roja. Al darse cuenta de aquella información ANVISA decidió contactar a la Policía Federal de Sao Paulo, el organismo determinó retener a los jugadores para su deportación o para que realizaran la cuarentena obligatoria de 14 días.

 

 

Los argentinos al ser notificados de que debían dejar a cuatro jugadores titulares afuera para cumplir dicha normativa del país, decidieron consultar con el delegado de CONMEBOL, Juan Alejandro Domínguez quien le notificó a Messi y compañía que abandonarán el terreno del Arena Corinthians. Con la ida del plantel argentino al túnel de camarines, se confirmó la suspensión del cotejo, por lo que los árbitros del cotejo decidieron retirarse a camarines.

 

Luego de un momento de camaradería entre algunos jugadores argentinos y brasileños que fueron compañeros, Lionel Messi con peto de fotógrafo salió a la cancha junto con Lionel Scaloni para intentar conversar con las autoridades de CONMEBOL,CBF Y ANVISA mientras el resto de sus compañeros aguardaban en el vestuario y el resto de jugadores brasileños empezaron a hacer unos jueguitos con el balón.

 

 

Como vemos en la fotografía, un muy molesto Messi señalaba a las autoridades: “Hace tres días que estamos acá. Esperaron a que empezara el partido, ¿por qué no avisaron antes, por qué no fueron al hotel? Avisaban y listo. Nos esta mirando el mundo”.  Por su parte Scaloni afirmó a posteriori a los medios trasandinos que: “Me gustaría que la gente en Argentina entienda que como entrenador debo defender a mis jugadores y si entra gente diciendo que si los querían llevar o deportar, no había chance porque en ningún momento a nosotros se nos avisó que no podían jugar el partido. El delegado de CONMEBOL nos dijo que fuéramos al vestuario. Somos los damnificados, queríamos jugar el partido, los jugadores de Brasil querían jugar el partido”.

 

Según el presidente de la CBF, Ednaldo Rodrigues afirmó que la deportación de los jugadores sería después del partido y que la ANVISA había seguido el caso de los jugadores argentinos hace tres días. Su par de AFA, Claudio Tapia mencionaba lo siguiente: “”Nosotros cuidamos a los jugadores con vuelos chárters. Hoy se vivió lo que se vivió y es una vergüenza, cuatro personas sin barbijo interrumpieron el partido. La Conmebol solicitó a los jugadores que nos metiéramos al vestuario. La Conmebol dijo que si interviene alguien de fuera se suspende. Vamos a regresar a la Argentina”.

 

¿Pero que señalaron los organismos rectores del balompié?

CONMEBOL en sus redes sociales se desligó de la situación afirmando que: “Por decisión del árbitro del partido, el encuentro organizado por FIFA entre Brasil y Argentina por las Eliminatorias para la Copa del Mundo queda suspendido. El árbitro y el comisario del partido elevarán un informe a la Comisión Disciplinaria de la FIFA, la cual determinará los pasos a seguir. Estos procedimientos se ciñen estrictamente a las reglamentaciones vigentes. Las Eliminatorias para la Copa del Mundo es una competición de la FIFA. Todas las decisiones que atañen a su organización y desarrollo son potestad exclusiva de esa institución”.

 

La FIFA tomó el testigo de la CONMEBOL y mencionó en un escueto comunicado lo siguiente: “La FIFA puede confirmar que, tras una decisión de los árbitros, el partido de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA 2022 Brasil vs. Argentina ha sido suspendido. Se darán más detalles a su debido tiempo”.

 

Por su parte, el informe del venezolano Jesús Valenzuela, arbitro del partido indica que “se hicieron presentes personal de vigilancia sanitaria del estado comunicando que el encuentro no podría seguir por haber jugadores (Emiliano Martínez, Giovani Lo Celso, Cristian Romero y Emiliano Buendía) que no habían hecho la cuarentena, según la legislación del estado de San Pablo. Procediendo a la suspensión del encuentro”. Dicho informe puede resultar crucial, ya que, esgrimiría de toda responsabilidad de sanciones al combinado argentino.

 

 

Los anfitriones del duelo, la Confederación Brasileña de Fútbol mencionó que: “La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) lamenta profundamente los hechos que terminaron provocando la suspensión del partido entre Brasil y Argentina, válido para los Clasificatorios de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022. CBF defiende la implementación de los protocolos de salud más rigurosos y los cumple en su totalidad. Sin embargo, enfatiza que quedó absolutamente sorprendido por el momento en que se produjo la acción de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria, con el partido ya iniciado, ya que Anvisa pudo haber ejercido su actividad de manera mucho más adecuada en los distintos momentos y días. antes del partido. La CBF también enfatiza que en ningún momento, a través del presidente interino, Ednaldo Rodrigues, o sus directores, se interfirió en cualquier punto relacionado con el protocolo sanitario establecido por las autoridades brasileñas para el ingreso de personas al país. El papel de la CBF fue siempre un intento de promover el entendimiento entre las entidades involucradas para que los protocolos sanitarios se cumplieran satisfactoriamente y se pudiera jugar el juego. CBF reitera su decepción por los hechos y espera la decisión de CONMEBOL y FIFA sobre el partido”.

 

Su par argentino señaló lo siguiente:

“La Asociación del Fútbol Argentino expresa su profundo malestar por la suspensión del encuentro entre la Selección Argentina y la Selección de Brasil en San Pablo.

 

Al igual que la CBF, la AFA se encuentra sorprendida por el accionar de Anvisa una vez iniciado el partido. Cabe señalar que la Delegación Albiceleste se encontraba en territorio brasileño desde el día 3 de septiembre a las 8 am cumpliendo con todos los protocolos sanitarios vigentes regulados por la Conmebol para el normal desarrollo de las Eliminatorias rumbo a Qatar 2022.

 

Tras el informe de los oficiales de Conmebol y del árbitro del encuentro, los antecedentes serán remitidos al órgano competente de FIFA de conformidad con la reglamentación vigente.

 

El fútbol no debe vivir esta clase de episodios que atentan contra el espíritu deportivo de una competencia tan importante”.

¿Qué aconteció después?

Sin embargo, ¿Qué sucedió después en el Arena Corinthians?, pues Brasil aprovechó el momento para realizar un partido de entrenamiento divididos con petos amarillos y rojos. Con goles de Miranda y Weverton, los brasileños de peto rojo se impusieron a su símil amarillo por 2-1, en donde descontó Alex Sandro para estos últimos, además de regalar balones a los aficionados que decidieron aguardar en el Arena Corinthians a pesar de la suspensión.

 

Mientras que los argentinos, decidieron salir del hotel directamente al aeropuerto, por lo que, para evitar algún problema en la salida requirieron la presencia del embajador de Argentina en Brasil, Daniel Scioli, (ex-candidato para la presidencia y eximio jugador de futbol sala en Villa La Ñata, a modo de curiosidad) quien se encargó de cerciorarse de que no hubieran problemas para la salida del país.

 

Los argentinos tomaron el vuelo chárter hasta el aeropuerto de Ezeiza, y en horas de la noche arribaron a suelo natal para concentrarse en víspera a su partido con Bolivia.

 

Sin embargo, el partido continuó jugándose ayer lunes (6.09.2021), con diversos rumores y teorías conspirativas, desde que Fernando Batista (técnico de la selección argentina sub-20) había falsificado las declaraciones juradas, hasta que esto había sido un complot armado por los brasileños para equiparar las cargas luego de que ellos no pudieran contar con los jugadores venidos de Inglaterra.

 

Lo cierto es que hoy, el directivo de ANVISA, Alex Machado señaló en el medio “O Globo” que hubo mala fe, falta de respeto y abuso del comportamiento en la delegación argentina a quienes acusó de incumplir deliberadamente las legislaciones del país. además de enfatizar que la acción de la agencia era separar a los cuatro jugadores antes del inicio del partido, pero al no recibir respuesta positiva, se procedió a realizar su labor en el estadio donde el camarín estaba cerrado, por lo que tomaron la decisión de invadir la cancha para poder cumplir con su objetivo, priorizando el respeto a la norma brasileña.

 

¿Y que pasará con el partido?

Como bien se explico antes, las clasificatorias a la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022, forma parte de la fase previa de la Copa Mundial de fútbol y como tal, es regida por la FIFA, quien en este caso, deberá tomar alguna decisión sobre el encuentro, y en el reglamento de las clasificatorias, en el articulo 5 que habla sobre  “Retirada, partido no disputado o suspendido”, inciso 6 afirma que si una federación se retirará, si un partido no se pudiera disputar o si se suspendiera por causas de fuerza mayor, la FIFA decidirá de manera discrecional las medidas que se deban adoptar y las acciones que estime necesarias. En el caso concreto de que un partido no llegará a disputarse o se suspendiera de forma definitiva por causas de fuerza mayor, la FIFA podrá decretar su repetición.

 

En el inciso 7 del mismo articulo, el reglamento estipula que en caso de que un partido ya comenzado se suspendiera de forma definitiva por causas de fuerza mayor (tal como aconteció el día de ayer) se menciona que el partido debe reaundarse desde el minuto en que se detuvo el duelo con el resultado que había en ese instante ( 5′ del primer tiempo y 0-0) con los mismos jugadores en cancha y suplentes disponibles sin añadir jugadores en la convocatoria, por lo que los jugadores sindicados, deberían aparecer en planilla en caso de que el partido se reanude.

 

Claramente, la información sobre las sanciones varían según el baremo, ya que, si citamos a medios argentinos y brasileños, las sanciones serán para unos o para otros. Lo que si es objetivamente cierto, es que el partido al acontecer en Brasil, y con el apoyo del informe del arbitro todo apuntaría a que los afectados serían la verdeamarelha, quienes según el artículo 14 del Código Disciplinario lo siguiente: “Si un partido no puede disputarse o no puede jugarse íntegramente por motivos que no son de fuerza mayor, sino que se derivan de la conducta de uno de los equipos o de una conducta de la cual es responsable una federación o un club, se sancionará a la federación o al club con una multa de al menos 10 000 CHF (Francos suizos). Se declarará la derrota por retirada o renuncia, o bien se repetirá el partido”.

 

En caso de darse por perdido encuentro, el artículo 22 del Código Disciplinario de la FIFA detalla que “cuando un equipo sea sancionado con la derrota por retirada o renuncia, se entenderá que el resultado es de 3-0 a favor del equipo adversario en fútbol once”.

 

En definitiva, el tiempo nos dirá si la FIFA tomará sanciones rigurosas en contra de dos de sus federaciones más poderosas.

 

En Portada